La Razón de los Amantes (Pablo Simonetti)

9789563475708Siente el impulso de llorar. No por el rechazo, o al menos eso piensa, se trata más bien de un sentimiento por el cual, tarde o temprano, cree que todos llegan a llorar: por ser quienes son.

Dios mío de mi vida, es que me siento a leer las frases que subrayé de este libro y me vuelvo a emocionar.

¡Santo Jesucristo, que libro para bueno!

La Razón de los Amantes es mi libro favorito de lo que va del año. ESTÁ DEMASIADO BUENO, POR DIOS.

Pablo Simonetti es un genio escribiendo. Me encanta y me fascina como utiliza las palabras. Definitivamente seguiré leyendo obras suyas. Las quiero leer TODAS.

Este libro en particular, nos cuenta la historia de Manuel, Laura y Diego.

Manuel y Laura son una pareja de casados. De muchos años ya y con una hija de por medio.

Diego… un torbellino de pasiones.

Un torbellino que los sacudirá a ambos.

¿Qué cómo así a ambos? Pues…

Es como si la alternativa de desear a un hombre hubiera estado siempre alojada en él y ahora se manifestara.

Así de fuerte se ponen las cosas. Diego llega a la vida de este matrimonio para ponerlo todo patas arriba. Y todavía peor que eso… Aún peor.

Laura es una mujer fuerte, acostumbrada a llevar el mando y tener siempre la razón. Mientras que Manuel es un hombre conformista, satisfecho con su vida y atrapado en una monotonía de la que no se ha enterado todavía. O al menos no le molesta aún. Diego es una nueva personalidad en aquella cerrada sociedad, y su picardía y desenvoltura los cautiva a todos.

Manuel no tenía ni la menor idea de todo lo que pasaría desde el primer instante que conoció a Diego, ni, mucho menos, cuando finalmente rompió el rumor de su homosexualidad. Sobre todo porque conocía muy bien la lista negra de su sociedad.

Los inmorales: divorciados, gais, personas casadas a las que se les descubre un amante, el pecado mayúsculo de enamorarse de alguno de otra clase [inferior a la de ellos].

Manuel lo sabía muy bien. Tanto él como Laura. Ser parte de su círculo tan selecto y elevado ameritaba perfección y pureza, así que por nada del mundo podrían permitirse un resbalón. Caer en la boca de alguno de ellos sería la muerte. Su muerte para la sociedad entera. Y, sin la sociedad, no serían nadie. Al menos Laura. Sobre todo ella.

La Razón de los Amantes me atrapó por completo. Una vez lo inicié, no pude soltarlo. Lo tenía anclado en las manos, incapaz de levantar la mirada ni escuchar lo que sucedía a mi al rededor. Cada que me veía obligado a dejarlo, ya que no puedo trabajar mientras leo (ojala pudiera, sería el mejor de los súper poderes), sentía un ardor en el estómago que no me dejaba concentrarme hasta que volviera a tomar ese libro en mis manos y seguir tratando de descubrir lo que iba a pasar.

¡Santo señor Jesús, fue el día y medio más intenso de toda mi vida!

Cuando llegué al final, literalmente grité de dolor. No podía creer que ya se había terminado. Estaba que me revolcaba en la cama y lloraba y berrinchaba porque quería más. Necesitaba más. No era suficiente con lo que había leído. ¡No era posible! ¡No podía ser!

Todavía tengo secuelas de esa historia. La verdad es que Pablo Simonetti es un genio. Jugo con mis sentimientos de una manera tan magistral que ni siquiera puedo enojarme con él por haberme hecho eso. Es más, lo admiro y lo amo por haberme destruido la vida así.

Es simplemente lo máximo.

También es cierto que la novela tiene sus puntos flojos, como lo son el pasado de Manuel, que se trastoca pero nunca termina de explicarse del todo, el desarrollo de los personajes principales, y muchas de las intenciones y motivaciones de estos mismos al hacer las cosas que hacen. Pero la trama está tan bien llevada, que yo no lo sentí como un problema en lo absoluto. Al menos no tan grave como para opacar la historia. Yo le perdoné todo y lo seguiré haciendo. Nadie es perfecto, pero Pablo Simonetti se acerca mucho a ese término.

Y con eso es más que suficiente para mí.

Lo amo.

Esta historia, aunque no quieras, es nuestra historia, Diego. La de Laura, la tuya y la mía.

Sin nada más que agregar, le di a La Razón de los Amantes:

5 de 5

Saludos,

Rangii.

Un Lugar Donde Refugiarse (Nicholas Sparks)

978841572981Bueno, puesto que mi vida amorosa es un verdadero desastre, tengo que vivir de las ilusiones ajenas.

La verdad es que, para mí, esta frase describe de manera magistral, no solo el libro, sino el mundo entero de Nicholas Sparks.

Sin intenciones de ofender a nadie…

Este libro llegó a mí gracias a una promoción de Amazon, donde te regalaban un libro por suscribirte a un servicio de correos para recibir noticias sobre libros digitales en oferta.

De no ser así, ni siquiera estaría escribiendo esta reseña. Toda la vida he tenido un boicot sobre las historias de Nicholas, al menos las películas.

Todas y cada una de ellas terminan en un drama innecesario.

Siempre.

Parecen llevar hasta una misma plantilla de acontecimientos. Si eres observador, puedes darte cuenta como los mismos puntos de giro se repiten en cada historia. Pero bueno… ya estoy destilando demasiado veneno y ni siquiera les he hablado sobre este libro en particular.

Un Lugar Donde Refugiarse es el primer y único libro de Nicholas Sparks que he leído y leeré. Lo elegí de entre las opciones que Amazon me ofreció como premio, porque quería confirmar si los libros eran igual que las películas. Así podía seguir dando mi opinión sobre el autor, pero con bases. Porque uno no puede criticar algo que no conoce.

Eso no se hace.

Así que, ahora que lo he leído, puedo criticar a mis anchas.

Este libro nos cuenta la historia de una mujer que ha atravesado casi todo Estados Unidos para llegar donde se encuentra ahora. Southport. Un pueblo pequeño, tranquilo y alejado.

Alejado de todo… alejado de su pasado.

Sobre todo de su pasado.

Katie se ha decidido por iniciar una nueva vida y así lo ha ido haciendo hasta que, finalmente, se siente como una mujer nueva. Como una verdadera habitante de Southport. No como la mujer que huyó… no como la mujer que dejó atrás.

Pero cuando Alex aparece en su vida,  aquella mujer de la que no quería volver a hablar ni ser, vuelve a pisarle los tobillos, y es allí cuando se da cuenta que jamás la dejó atrás. Katie sigue siendo esa mujer, y su pasado la sigue persiguiendo.

Pero… ¿Qué es eso de lo que tanto huye?

La verdad es que el libro prometía mucho, y al principio lo estaba disfrutando bastante. Pero luego de un cuarto del libro, me sentía como si me estuvieran metiendo cucharones de azúcar en la boca y yo ya estaba empalagado. ¡Estaba ahogado en azúcar!

Esto es lo que se siente cuando uno está realmente enamorado, y cuando el sentimiento es correspondido.

El libro está dividido en dos perspectivas. La de Katie y la de Kevin. Y Kevin… ¡DIOS, JAMÁS HABÍA ODIADO A UN PERSONAJE TANTO EN MI VIDA!

Y tener que leer todas las barrabasadas que le pasaban por la cabeza… ¡ASCO!

Sinceramente, lo odié mucho más por la manera tan pobre en que Nicholas lo creo, que por el mismo personaje, en sí. Kevin no tenía ningún sentido ni razón de ser, para mí. Ninguno.

El personaje de Jo, por otra parte, fue lo único que realmente me gustó de la novela.

Katie y Alex… la misma historia de amor que he leído y visto un millón de veces, más uno.

Además frases súper estereotipadas y sexistas como:

No podría haber sobrevivido sola.

¿Solo porque es mujer? O sea, ubícate. Hay mujeres más fuertes que cualquier hombre.

También cosas como, luego de haber pasado por una escena de sexo, decir:

Era obvio que estaba enamorado.

¿Qué?… La verdad es que ya estoy harto de que quieran vender el sexo como amor. El sexo no implica absolutamente nada, y, siendo él un hombre adulto, es una niñada que se ponga a usar frases como esas. Sobre todo en un libro para “adultos”

Hello, despierta… no estamos en Disney.

En resumidas cuentas, el libro fue todo lo que esperaba que fuera: un puñado de clichés envuelto en una manta de drama innecesario.

Sinceramente, no me sorprende mucho haber terminado tan decepcionado.

Pero, bueno, esta es solo mi opinión. Ustedes tendrán la suya y se respeta.

Sin nada más que decir, le di al Nicholas:

2 de 5

Y solo porque soy un romántico empedernido, aunque no en dimensiones tan desproporcionadas e irreales como las de Nicholas Sparks. El hombre abusó.

Saludos,

Rangii.