El Chico de las Estrellas (Chris Pueyo)

9788408146872Me cansé de vivir consejos ajenos y experiencias ajenas. Del desamor de los demás, de las decisiones equivocadas que no me dejaban tomar. ¿Por qué?

Mi vida son mis decisiones. Que nadie me quite de vivir.

Yo soy quien elige cómo equivocarme.

El Chico de las Estrellas es un libro muy bonito… demasiado bonito para mi gusto, lamentablemente.

Literal me sentía como El Grinch mientras leía este libro, porque el muchacho me soltaba cinco páginas de poesía y yo solo leía cursilería-cursilería-cursilería. Que estoy seguro que a otra persona sí le habría parecido pura poesía, pero yo estaba allí como un viejo amargado que dejó de creer en el amor hace buen rato.

Not my cup of tea.

El libro nos cuenta la historia del mismo autor, narrada desde la piel de su alter ego. Lo que es algo bastante interesante y diferente, aunque eso no se traduzca a ser exactamente bueno. La verdad es que se siente un poco raro, sobre todo en esas oraciones en las que inicia hablando en primera persona y luego salta a tercera persona, pero sigue refiriéndose a sí mismo… weird shit, sorry.

El Chico Más Guapo del Mundo me invitó a ver una película en su casa y El Chico de las Estrellas decidió que había llegado el momento de ver esa película. Metió en una mochila un par de calcetines de algodón, un pantalón de piyama y un preservativo.

Y esa es otra cosa, en casi todo el libro no se menciona ni un solo nombre. El autor decidió ponerle nombres poéticos a cada persona. Que si El Chico Más Guapo del Mundo o La Arquitecta de Sonrisas o La Mujer de las Velas.

Cosa que no ayudaba al caso de cursilería pura y dura que le tenía en contra.

Aparte que, al empezar, el autor te pone un nombre especial de lector: Duendecillo. Y ya se imaginarán la reacción que tuve a ello… El hombre literalmente te pregunta al principio del libro, “A propósito, ¿te importa si te llamo duendecillo?” Y yo como, “¡SÍ! ¡ME IMPORTA Y ME IMPORTA DEMASIADO! NI SE TE OCURRA–” Y de la nada sale el señor diciendo, “Oh, ¿de veras? No pensé que fuera a gustarte tanto, duendecillo.”

Y allí me perdió el hombre…

Cabe destacar que todo esto sucede en la página trece del libro, así que empezamos mal.

RE-MAL.

Sin embargo, este resulta ser la Opera Prima del autor, así que no podemos ser tan duros con el muchacho. Literalmente acaba de nacer en el mundo de la literatura, ya nos quedará ver que más saca y leer sus nuevas historias, ya con experiencia y una buena cantidad de crítica constructiva de su lado, a ver cómo se desarrolla Chris Pueyo como escritor.

Esperemos le vaya mejor que a John Green, que ya con cuatro libros y dos colaboraciones no ha visto la luz el pobre hombre.

Aparte de todo eso, y obviando la cursilería antes mencionada, el libro tiene momentos muy buenos. Toca temas muy sensibles y duros, y lo hace de una manera directa y cruda. Sin ningún tipo de rodeos. Y eran esos momentos en los que realmente quería seguir leyendo y descubrir como seguía todo para El Chico de las Estrellas.

Faltan clases de aprender a escuchar y nos sobran horas de matemáticas.

Verdaderamente este es un libro que contiene mucha poesía; alguna cursi, alguna madura. Pero la tiene, y eso es un plus.

A mí, al final, me pareció perfecto para todos los jóvenes que están entrando en esa etapa de auto-descubrimiento y, más importante aún, auto-aceptación.

Cuando comienzan a comprender que, siendo hombres, no ven a ese compañero varón como un simple amigo, sino como algo más. Y así mismo con las mujeres. Ese momento crucial en que todo comienza a cobrar sentido y nos toca entonces decidir, si ser nosotros mismos, a pesar de todos los obstáculos y luchas que nos deparará el futuro, o sucumbir ante la sociedad y ser infelices tratando de ocultar nuestro verdadero ser.

A mí me alegra decir que yo ya pasé por esa etapa, así que este libro no fue más que un lindo recuerdo a esa versión más joven y temerosa de mí que estaba abriéndose camino hacia el hombre que soy ahora. Pero si tú aún te encuentras en medio de esa tempestad, he aquí el libro perfecto para ti.

Sin nada más que agregar, le di a Chris Pueyo:

3-de-5

Un saludo,

Rangii.

Anuncios

¿Qué opinas sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s