Come Prima (Alfred)

1359_couvSi te hubiese dicho que venía, te habrías largado, seguro… he preferido no arriesgarme.

Come Prima (con el mismo título en español) es mi novela gráfica favorita, hasta el momento. No he leído muchas, siendo franco, pero es que estoy seguro de que va muy difícil que cualquier otra supere a esta. Alfred es un artista. Alfred lo es todo.

Y sí, estoy fangirleando bien fuerte en este momento. No puedo dejar este mundo sin al menos intercambiar un par de palabras con ese hombre. Al menos una foto. Con respirar cerca de él me basta.

Es que no comprendo cómo no se ha convertido en cineasta. Sin pensarlo siquiera, estoy seguro de que se volvería mi director favorito.

Pero, bueno, volviendo al tema, Come Prima nos relata la historia de un par de hermanos que no se han visto en diez años. Originarios de Italia, pero Fabio, el mayor, siendo apenas un adolescente, decidió huir de la vida provincial que amenzaba su futuro, dejando todo y a todos atrás. Por lo tanto, le resulta una tremenda sorpresa cuando su hermano menor, Giovanni, se aparece en Francia para anunciarle que su padre ha muerto.

Déjenme decirles que esa escena fue una de mis favoritas.

Quedé completamente perplejo.

El asunto con Alfred es que el hombre es todo un cineasta. Desde que comencé a leer esta novela gráfica, yo dejé de sentir que estaba leyendo un libro. Come Prima dejó de ser un libro para mí. Yo estaba, literalmente, viendo una película. Desde el primer recuadro… las imágenes, los colores, los sonidos, la música… mi cabeza armó toda una película al instante. Sobre todo con la música. Les juro que todavía estoy alucinando, pero con solo ver las imágenes pasar, podía escuchar la música de fondo en mi cabeza. ¡Era increíble!

1359_P8Aparte de que los dibujos eran fantásticos y los colores me tenían enamorado. Alfred utiliza varias técnicas de dibujo a lo largo de la novela y yo estoy que me arrodillo y le beso los pies. Sin verguenza ni arrepentimientos. Además utiliza mucho los colores para marcar el ambiente sentimental de la escena. Había veces en que pintaba un cuadro de naranja prendido y luego pintaba el cuadro siguiente de un azul hielo, aunque pertenecieran al mismo momento. Cualquiera diría que se vería horrible, pero a él le quedaba de maravilla.

Come-prima-alfred_03-228x300También me fascinaba cuando mostraba los recuerdos. El dibujo cambiaba radicalmente, pero aún así me fascinaba. En mi cabeza era como si la película pasara de estar en alta definición a ser mostrada en un formato vintage. Como en esas imágenes 4:4 que tanto le gusta usar a Lana del Rey. Podía escuchar hasta el ruido de la grabadora, de esas que grababan en VHS y eran más grandes que tú.

La historia lleva un ritmo tan suyo y tan apreciable que es como si se estuviera contando sola. Yo todavía estoy asombrado. La verdad es que me encantó. Sin lugar a dudas.

come-090Pero, más allá de los dibujos y los colores de Alfred, Come Prima es una historia muy bien escrita. La dinámica entre este par de hermanos es tan real y natural que, al menos yo, sentí que eso había pasado de verdad. Que Fabio y Giovanni andaban, realmente, dando tumbos hacia Italia para honrar la memoria de su padre. Para reconciliarse el uno con el otro. Para reconciliarse cada quien con su pasado.

Y ese es otro tema de que Alfred nos habla en esta novela gráfica.

El pasado. Las decisiones. Los errores. Y el valor que se necesita para enmendarlos.

La verdad es que ésta es una historia simple, pero llena de significado. No se van a arrepentir en lo absoluto de sumergirse en ella. Y, siendo honestos con ustedes, yo espero el día en que pueda convertirla en la película que yo presencié en mi cabeza. Así tal cual la viví.

Si Alfred no quiso ser cineasta, aquí estoy yo. Así que no hay problema.

Sin nada más que agregar, le di a Come Prima:

4 de 5 gorritas_WP

Espero que la disfruten tanto como yo.

Saludos,

Rangii.

The Five Stages of Andrew Brawley (Shaun David Hutchinson)

andrewbrawley_cover_003Las paredes del hospital no tienen memoria. Se derrumbarían bajo el peso de tanto sufrimiento. Es mejor que olviden.

The Five Stages of Andrew Brawley (solo en inglés, por ahora) es un libro bastante diferente. Empezando porque tiene un comic dentro de él. Fue algo que me sorprendió mucho y me gustó demasiado. Aparte que los dibujos están muy bien hechos y no tienen que ver absolutamente nada con la historia del libro.

Al menos no directamente.

Al iniciar con nuestra lectura, el libro nos presenta a Andrew Brawley. Un chico de diecisiete años que vive en un hospital. Literalmente. El muchacho se buscó su propio rincón en una de las alas abandonadas del hospital y decidió quedarse a vivir allí. Para siempre. Dejando todo lo que estuviera allá afuera en el pasado.

Lo primero que sucede, apenas abres el libro, es la llegada del chico en llamas.

“THIS BOY IS ON FIREEEEEEEEE,” canta Alicia Keys mientras las enfermeras empujan la camilla, “THIS BOY IS ON FIRE.”

Andrew, que está siempre merodeando por el hospital, ya que allí vive, presencia toda la escena del chico en llamas. El muchacho grita como un animal y Andrew queda completamente atrapado por sus aullidos.

Al día siguiente, eso es de lo que todo el mundo está hablando, y Andrew quiere saber más. ¿Por qué pasó eso? ¿Qué fue lo que realmente sucedió? ¿Quién es él? ¿De dónde viene?

El asunto es que Andrew no quiere involucrarse tanto como desearía. Después de todo, el chico en llamas viene de allá afuera. Y él sabe que jamás regresará ahí. No puede. Está condenado a pasar el resto de su vida dentro de ese hospital. Ese es su castigo. Ese es el pago por lo que le hizo a su familia.

La verdad es que este libro me atrapó por completo. Es tan interesante e intrigante y está tan bien escrito.

Shaun David Hutchinson se posicionó en mi top diez de escritores favoritos. Es tan poético y elocuente, y te introduce en su historia con una facilidad deslumbrante. Todavía sus palabras me siguen dando vueltas en la cabeza.

Rusty responde besandome tan fuerte que el retroceso me marea. Pero yo lo tomo por detrás del cuello y lo beso de vuelta; nuestros labios, nuestros planes y deseos, difuminándose en un momento sin nombre. El fuego escondido en los huesos de Rusty llamea de regreso a la vida y amenaza con consumirnos, con volvernos cenizas junto a nuestra feroz necesidad.

Pero, sin duda alguna, este libro no habla solo sobre amor. Ese aspecto ni siquiera es el más importante del libro.

The Five Stages of Andrew Brawley, nos habla sobre el perdón. Sobre perdonarse a sí mismo. Sobre las perdidas en nuestra vida. Sobre cómo hacerles frente. Sobre qué entender de ellas, cuando no hay nada que se pueda entender. Sobre los giros inesperados de la vida. Sobre las decisiones que tomamos como adultos. Sobre nuestro camino a volvernos verdaderos adultos. Lo que se supone debemos hacer, una vez lo seamos.

Mientras miro a Arnold y luego al Padre Mike, me doy cuenta que los adultos están tan jodidos como el resto de nosotros. Nadie crece, realmente. Nadie descifra todos los interminables misterios de la vida. Ellos solo se hacen más viejos y se vuelven mejores mentirosos.

Este libro me hizo pensar demasiado. Sobretodo porque no solo cuenta una historia, sino dos. La de Andrew y la del Paciente F. Un comic que ha creado Andrew para mantenerse ocupado mientras se esconde en el hospital. Mientras trata de pasar desapercibido, para que nadie note que vive allí. Mientras trata de burlar a La Muerte, que se lo debió haber llevado hace mucho tiempo. Pero, como dicen, ten a tus amigos cerca y a tus enemigos aún más.

La verdad es que le sentí al libro un sabor parecido al de Bajo la Misma Estrella. Así que si les gustó ese libro (lo digo por mero formalismo, nada más) estoy segurísimo que les va a encantar The Five Stages of Andrew Brawley. Aunque, eso sí, este libro está mucho más fuerte. Así que preparen los pañuelos porque las lágrimas fluirán como en el cauce de un rio.

Sin nada más que agregar, le di a Andrew Brawley:

4 de 5 gorritas_WP

Me gustó demasiado. Aprendí demasiado. Lo disfruté como nunca.

Me cuentan que tal les pareció a ustedes.

Saludos,

Rangii.