V de Venganza (Alan Moore)

vforvendetta

¿Quién eres?

¿Yo? El rey del siglo XX. El coco. El villano… la oveja negra de la familia.

Debo empezar confesando que V de Venganza es una de mis películas favoritas. Decidí leer la novela gráfica por el mero interés de ver cuán diferente era del filme.

Un día, buscando información sobre los diferentes temas que toca la película, me encontré con un sitio que detallaba uno por uno los cambios que se le habían hecho al libro. Yo, por supuesto, dejé de leer de inmediato, para no spoilearme; pero quedé con una curiosidad tremenda, así que me hice con la novela gráfica inmediatamente.

Debo aclarar que sí hubo una gran cantidad de cambios, pero, gracias a Dios, todos los cambios que se hicieron fueron para mejor. No es que prefiera la película sobre el libro, siento que uno se complementa al otro, pero los cambios que se hicieron para el filme no fueron injustificados. La mayoría mejoraron la historia y la hicieron más entendible para muchos que no llegarían a comprender lo que se estaba tratando de decir.

Dices que quieres liberarme y me metes en la cárcel.

Ya estabas en la cárcel. Llevas toda la vida en la cárcel.

V de Venganza, refiriéndonos a la novela gráfica, nos presenta una batalla magistral entre el fascismo y el anarquismo. La dictadura contra la rebelión. Las ataduras contra la libertad. Sin embargo, nos deja a nosotros como jueces. En nuestras manos queda la decisión de ver a V como un héroe o como otro villano vestido con un traje diferente. Cosa que no sucede en la película. En la adaptación cinematográfica no queda duda alguna de que V es el héroe de la historia. Pero en la novela gráfica se pone muchas veces sobre tela de duda los motivos, las intenciones y el proceder de V. Fueron muchas las ocasiones en las que su heroísmo necesitó de la maldad pura para realizarce. Y con cada una de esas ocasiones, Alan Moore nos pregunta si realmente estamos del lado de V o ya estamos frente a un extremista. Un personaje tan villanesco y peligroso como el antagonista de la historia.

Sinceramente, me parece que el objetivo del autor era demostrar que, tanto un movimiento como el otro, es igual de dañino para la sociedad. Ambos necesitan de un líder egoísta. Una persona lo suficientemente convencida de su santidad que se crea superior al resto de la humanidad; lo que, precisamente, termina en la decisión de utilizarlos como mejor le plazca para alcanzar sus propósitos particulares.

En la novela gráfica, V representa el anarquismo. Su propio símbolo, una V dentro de un círculo, no es más que el símbolo de la anarquía al revés. Su naturaleza se concentra en estar en contra de todo gobierno, autoridad, jerarquía o control social que se imponga sobre la libertad del individuo. Se trata de un ser que se opone a toda ley o regla que le impida ejercer su voluntad como ser pensante individual.

Por la otra parte, Adam Susan (el nombre original del Canciller Sutler) representa el fascismo. Un movimiento que cree en el estado como un ser total. Una figura única a la que se debe satisfacer sin ningún tipo de objeción. La nación deja de estar conformada por individuos, para ser todos parte de un mismo estado. Un mismo cuerpo. Por lo tanto, lo que uno quiere es lo que quieren todos. Y, como es obvio, el que decide qué es lo que todos quieren es el líder. La única persona lo suficientemente capaz e inteligente para mantener a flote el estado. Lo que, en conclusión, se define como una dictadura. Siendo así que, para mantenerse en lo alto de la pirámide y reforzar su poderío, debe utilizar la violencia contra todos aquellos que considere enemigos del estado. Que, a fin de cuentas, no son más que enemigos personales suyos; así que se ve en la necesidad de proceder bajo un sistema de propagandas que convenzan a todo el estado sobre la “maldad” de estas personas. Y, aún más que eso, los ponga de su parte a la hora de tomar acciones contra ellos.

Debo confesarles que, al encontrarme con la definición de este movimiento, todo mi ser se estremeció.

El mundo deja de verse igual cuando te encuentras con el modus operandi de un movimiento así. Te hace comprender que muchos grupos dentro de nuestra sociedad actual -y hago énfasis en la palabra actual, siglo XXI, edad contemporánea, 2015, porque esto es algo que nació en 1918… algo que debió morir hace décadas- aún siguen trabajando bajo este sistema.

¿Quién me ha encarcelado? ¿Quién me mantiene aquí? ¿Quién puede liberarme? ¿Quién controla y gobierna mi vida sino… yo?

Definitivamente, V de Venganza es una novela gráfica que les recomiendo mucho. Tanto el libro como la película. Sobre todo porque en la película se van a encontrar con una Evey (co-protagonista de la historia) mucho más fuerte y decidida. Uno de los cambios más acertados que realizaron en la adaptación cinematográfica. La historia de V de Venganza, en sí misma, incluyendo ambos trabajos, es una historia maravillosa. Una historia creada con el único objetivo de retirarnos el velo que nosotros mismos nos hemos amarrado sobre nuestros ojos. Impidiéndonos contemplar la verdad.

Solo me queda decir que le di cuatro de cinco gorritas:

4 de 5 gorritas_WP

Y fue solamente porque la novela gráfica no logró superar el final que le dieron a la adaptación cinematográfica. Un final que forma parte de mis finales fílmicos favoritos. Si es que no es mi final favorito de todos. Es simplemente magnífico. Pero aún así, no puedo elegir entre uno y otro. Como les dije, tanto el libro como la película son dos partes de un todo. Así que los animo a disfrutar de ambos.

Saludos,

Rangii.

Anuncios

¿Qué opinas sobre esto?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s