El error de Matilda.

Ayer fue el día del libro (felicidades a todos, disculpen la tardanza) y, con mi amiga Dayana, decidimos hacer un intercambio de regalos. Algo así bien festivo para pasar el día juntos y recibir regalos porque sí. Hay veces que tenemos que organizar nuestras propias fiestas, sino la vida se tornaría aburrida.

Y así fue como recibi esta belleza:

Imagen

El cual tiene unas ilustraciones hermosas, debo agregar. Soy de los que le da igual si tiene o no ilustraciones (hay veces que me molestan las ilustraciones porque me arruinan la imagen mental que ya había creado… sí, así de controlador soy a veces), pero las que trae este libro estan muy bien hechas. Cuando les traiga la reseña, se las comparto.

No sé si hayan visto Matilda, la película sobre la niña que movía cosas con su mente… ¡Wao! Acabo de transportarme al pasado, tiempos aquellos. La cosa es que este era su libro favorito (según la película, ya que en el libro eso no aparece). Y si mal no recuerdo, dice mal el autor. Ustedes corrijanme, pero creo que la recuerdo decir que lo escribió “Charles Dickens” (cosa terriblemente equivocada. Como pueden ver en la portada, es de Herman Melville). Sin embargo, en la última escena, donde termina leyendo las primeras palabras de Moby Dick, junto a la maestra Miel… no podía evitar querer leer el libro. Me daban muchas ganas de comprarlo y ver por qué le gustaba tanto. Pero nunca lo hacía. Por lo que este regalo fue la cosa más hermosa que pude haber recibido. Fue el mejor día del libro que haya celebrado y, sin duda alguna, el intercambio de regalos se volverá una tradición.

Los animo a que lo hagan así el proximo año. Ya verán lo bien que se siente recibir un libro sin tener la menor idea de cuál es.

¿Alguno de ustedes celebro de forma diferente su día del libro? ¿Qué tal les fue?

Las Ventajas de Ser Invisible (Stephen Chbosky)

ImagenYa era hora de iniciar con las reseñas. ¿Qué es un blog literario sin reseñas, despues de todo?

Quería iniciar con otros libros, quiza más importantes que este -segun ciertos lectores demasiado intelectuales para nuestra generación-, pero cuando terminé de leerlo me dejó pensando en tantas cosas que no pude evitar tomar mi libreta roja y escrbir qué me había parecido esta interesante historia. Y una vez que algo toca mi libreta roja (la libreta de los sueños cumplidos) es inevitable que se vuelva realidad. He allí la razón de su nombre.

Así que aquí estoy. Reseñandoles “Las Ventajas de Ser Invisible”

Empezemos por lo primero. ¿Que tal si le hacemos una ligera biopsia a este libro? El libro consiste en un grupo de cartas, escritas por nuestro protagonista Charlie; destinadas a un amigo anónimo, el cual -obviamente- nos representa a nosotros. No hay que leer más de dos cartas para darte cuenta de eso. Charlie es un joven de quince años, a punto de entrar al primer año de bachillerato. Inicia la historia con un trasfondo médico. Por razones que no puedo revelarles, Charlie nos explica que estuvo un tiempo en el hospital; pero ha logrado salir de alta. Por lo tanto, así inicia nuestra historia. Con una ligera sensación de que Charlie está… un poco trastornado.

El primer día de clases inicia, y con él todos los conflictos de Charlie. Conflictos sin los cuales no tendríamos un libro que leer. Resulta que Charlie tiene problemas para relacionarse, y eso lo hace un blanco inmediato para los carniceros del colegio. ¿Resulta raro, no? Mientras más invisible eres, parece que más llamas la atención.

Sin embargo, no todo le va tan mal; Dios tiene piedad de Charlie y consigue entablar amistad con Patrick y Sam. Respectivamente. Son ellos los que adentrarán a Charlie a este mundo maravilloso llamado “vida social”. La que Charlie no conocía, en lo absoluto. La historia sigue, y se convierte en un libro de 224 páginas. Una leída ligera. Algo para una tarde lluviosa.

No quiero que seamos Rocky y Janet. Quiero que seamos Sam y yo. Y quiero que ella de verdad me corresponda.

Ahora bien, aunque este libro se ha esparcido por el globo terraqueo como “literatura juvenil”, yo lo defiendo como: Un libro serio que habla de temas serios de una forma seria. Es cierto que la forma en que está narrado lo vuelve muy juvenil, y el mismo Charlie nos confiesa que él escribe como habla. Por lo que la voz mental que se escucha en tu cabeza, cada vez que lees un libro, te va a sonar perfectamente como la de un niño de quince años. Ni más ni menos. Pero, dejando de lado la narrativa, solo queda un libro serio que habla de temas serios. Seriamente. No es que tenga nada en contra de la literatura juvenil, pero no muchos libros para jovenes hablan de los temas que Stephen tocó en este libro. ¡Y sí que hablo de muchos temas! Temas que, aunque el libro fue publicado en 1999, aún afectan a nuestra sociedad; quiza incluso a un nivel más alto.

A mi forma de ver las cosas, Charlie representa la inocencia. Y no es que diga que él sea inocente, si no que su personaje en sí es una metafora de la inocencia; como ese proceso en el que uno deja de pensar que los bebes vienen dentro de lechugas, para darte cuenta que taer un niño al mundo requiere de pasos más complicados. Algo como Adán y Eva en el Edén. Un momento no saben ni que estan desnudos, y al otro lo ven todo muy claro. El velo de inocencia fue roto.

Charlie nos ilustra como sucede eso de madurar.

Él, junto a Patrick y Sam, nos muestran ese proceso donde se toma del fruto prohibido y algo cambia dentro de ti. Las cosas se tornan blancas o negras, algunas mejoran, empeoran, otras son simplemente diferentes; y al final debes descubrir qué te queda, en quién te has convertido y a dónde vas a ir con eso. Porque resulta, mis queridos amigos, que ese personaje final es quienes somos. Es ese momento donde recibimos nuestro diploma de “Hombres y Mujeres” Cuando la verdadera vida, nuestra vida, comienza.

Como muchos han de saber, este libro tuvo una adaptación en el 2012. Fue escrita, dirigida y producida por su propio autor. Sin embargo, con esa película me demostró que su don es escribir libros; no guiones. La película no me gustó para nada, y jamás la volveré a ver porque me molesta que siendo un libro de 224 páginas -algo que, creía yo, tendrían que añadirle escenas para cumplir con las dos horas de película- le hayan quitado tanto. Prácticamente, perdió su escencia. Y de solo recordarlo… dejemoslo ahí.

A modo de insentivo, para que les den más ganas de leer este libro y sepan qué buscar en él, les dejaré algunas de las cosas que más me gustaron del libro y no pude ver en la película; en su totalidad:

  • El personaje -y la historia- de Patrick. La escena del parque era la moraleja de su parte del libro. Parte muy importante. Sin ese momento donde queda pasmado, decide dar media vuelta, tirar la botella de licor por la ventana del auto e irse de ahí (de vuelta a la vida) su personaje no tiene el menor sentido. Esa escena era crucial. Quisiera decirles lo que entendí de ella (espero puedan entenderlo también ustedes, como lo entendí yo; me pegó muy fuerte), pero les arruinaría la historia.
  • Sam era perfecta. Todo lo que le decía a Charlie era una enseñanza, una lección de vida. En la película le cortaron todas las buenas frases. ¡Incluso la última! La que se suponía era la moraleja de la historia, en general. De verdad que me ha molestado.
  • Los padres de Charlie. En el libro se puede notar que no eran los padres más interesados del mundo. Sin embargo, eran buenos padres y se podía sentir la influencia que tenían en sus hijos. En la película, ellos parecen los invisibles; en vez de Charlie.
  • Los hermanos de Charlie. Sobre todo su hermana. Ella tiene su parte en la historia; una parte muy fuerte y cierta. Una lección cruda que no logro entender cómo no apareció en la película.
  • El profesor Bill. Solo diré que, en la película, Stephen lo mató. Mi sentido pésame a su familia.
  • El final del libro. En la película decidieron darle un ligero retoque. Decidieron ponerlo más romántico. Sin embargo, me gustó más el final del libro, ya que para mí (el final de la película) estaba tácito en él. Claro que fue lindo verlo -es lo único que rescato de la película-, pero no me pareció necesario.

Aceptamos el amor que creemos merecer.

Es una frase que sale a mitad del libro, pero creo que su significado lo envuelve todo. Desde el principio, hasta la última palabra que Charlie comparte con nosotros. Porque cuando vemos a Charlie tomar aquel final, aquella revelación que cierra con broche de oro todo su proceso de madurez, la pérdida de su inocencia, y aún así ver lo bueno de todo; con una dirección clara a la cual dirigirse… de eso se trata.

Aceptar el amor que creemos merecer no solo hace referencia a una conducta meramente romántica, se refiere a todo. Y Charlie sabía que se merecía una buena vida.

Se los recomiendo mucho, porque es un libro que debe ser leído; ya que contiene temas que deben ser hablados. Hasta que el mundo entienda que es hora de madurar.